Icono de San Bernabé

Icono de San Bernabé

José Bautista Galán, Director del Taller de Iconos | Nació en la isla de Chipre, siendo su nombre original el de José, si bien, los Apóstoles se lo cambiaron por Bernabé que significa “Hijo de la Consolación, o de la Exhortación”, aunque según san Lucas significa: el esforzado, el que entusiasma, el que anima.

San Bernabé no se encuentra entre los doce Apóstoles elegidos por el Señor, aunque probablemente se encontraba entre los setenta discípulos mencionados en el Evangelio, siendo muy considerado por los primeros Padres y san Lucas debido a la misión especial que se le encomendó como un Apóstol más.

Es la persona que vendió sus posesiones poniendo a disposición de los Apóstoles el beneficio obtenido para distribuirlo entre los pobres, como nos relatan los Hechos de los Apóstoles en el capítulo cuarto. También se le menciona en el capítulo once de dicho libro, contando de él que era un buen hombre lleno de fe y Espíritu Santo, lo que motivó que fuera elegido para evangelizar Antioquia, siendo en este lugar donde se llamó por primera vez cristianos a los seguidores de Cristo.

De Antioquia pasó a Tarso, uniéndose a San Pablo, siendo un gran colaborador de este. Tertuliano afirma que escribió la Epístola a los Hebreos, otros creen que en Alejandría, escribió la Epístola de Bernabé.

Escritos apócrifos comentan que viajó a Roma y sufrió el martirio en Salamina, lapidado por los judíos de la diáspora, en el año 60 o 61 (otros dicen que fue alrededor del año 70). Lo que sí es cierto que su paso por el mundo dejó patente una recia personalidad, un ferviente deseo de entrega al servicio del Evangelio, despojándose de todo, enseñándonos a buscar el Reino de Dios y su Justicia, que lo demás se nos dará por añadidura.

En este Icono vemos a San Bernabé entronizado con el palium episcopal en el que se aprecian las tres cruces negras, quizá haciendo alusión, a que en algún escrito se comenta que fue obispo de Milán, aunque en realidad lo único que se sabe de su vida es lo que narran los Evangelios. La túnica muy oscura prácticamente negra y el manto color marrón rojizo, posando sobre un cojín rojo y los pies calzados con sandalias, descansan sobre un pequeño estrado. La mano derecha en posición de bendecir, mientras con la derecha sujeta el Rollo. El pelo y la barba oscuros, muy cuidados.

Su fiesta se celebra el día 11 de junio.

Anterior

En Igueste de San Andrés, Tenerife

Siguiente

Decálogo del desierto