Variaciones sobre un mismo tema

129-09

Guillermo Camino Beazcua, Presbítero y Profesor de Historia del Arte

El celo de la Casa de tu Padre
abrasa tus entrañas, Nazareno,
Jesús amado, Hijo del Bendito,
que anuncias con tu signo el nuevo Templo.

Jesús en cruz clavado, en luz surgido,
cumplido está el anuncio de tu cuerpo;
tu Gloria es nuestro templo consagrado,
tu santidad, hogar de nuestro encuentro.

P. Rufino Grández, OFM Cap.

2014, Año de El Greco, y en este cuarto artículo del curso, vamos a conocer algo más de su evolución personal. Lo hacemos de nuevo como en el número anterior, con cuatro versiones de un mismo tema, eso sí, dos a dos: La Purificación del Templo, pasaje narrado por los cuatro evangelios. El comentario del Papa Benedicto es ya un clásico en su estudio para conocer la función del pasaje en el contexto de la pasión. Como sabemos, los sinópticos lo sitúan en el contexto posterior de la Entrada Triunfal de Jerusalén. Sin embargo el evangelista Juan lo incluye en el capítulo segundo, al inicio de la misión de Jesús y es quien más detalles nos da de la acción de Jesús.

Los comentarios a lo largo de la historia de la exégesis han profundizado este signo profético de Jesús (Orígenes, Beda el Venerable, Agustín…) La visión en conjunto nos lleva más allá de la imagen pseudo-revolucionaria de un Jesús al modo del Superstar de los años 70, y nos hace profundizar un estrato más hondo que el signo de un inconformista. Ubicados en este nivel, no debemos justificarnos pensando que sólo en etapas pasadas de la historia de la Iglesia, hemos caído en la simonía y la hipocresía espiritual, un riesgo y un pecado real tantas veces reconocido, también en nuestra vida personal. Este mensaje es necesario, pero no suficiente. Las versiones del texto avanzan a una comprensión sobre la vinculación de la misión de Jesús respecto a la llegada del Reino de Dios, insisto en la relectura del Papa Benedicto en el segundo volumen Jesús: De la Entrada triunfal a la Resurrección, a propósito del cuerpo de Jesús y el nuevo Templo. (Artículo completo sólo para suscriptores)

Anterior

Abba Mena o Appa Mena

Siguiente

Decálogo del desierto y el silencio