Inocencia violada

Niña

Ana Isabel Carballo

(Dedicada a todos aquellos niños que han sufrido abusos)

Tus ojos me miran sin decir nada.
Mas quédate así, ante la Hostia Santa.
No puedes hablar… Yo ya sé lo que te pasa:
¿Quién te robó tu vida
y mutiló tu inocencia?

Pérfido soez
que se llevó tu tesoro.
Desgarrador de sueños,
imagen paternal desvirtuada.

Lloras callada mientras esperas,
gritas silencio con voz amarga,
ni latido ni quejido te delatan.

Debes hablar ¿acaso puedes?
Quieres confiar ¿por qué no debes?

Sufres sin más lo que es destino,
esperas el fin y aún es inicio.

¿Y es tu sueño una caricia
mal dirigida?
¿Era tu sueño descubrir la verdad
cuando aún eras niña?

Tus ojos miran más allá de la venganza,
los sueños anhelan despertar en otra alma.

No llores más, pequeña mía.
Confía en Mí y podrás perdonarlo.
Mas ahora mírame así como me estás mirando
y yo enjugaré tu llanto con mi mano.

Anterior

Para leer (nº 156)

Siguiente

Obstáculos en la oración (II)