«Quien tenga sed que venga a mí» (II)

El Salvador del mundo
El Salvador del mundo (El Greco)

Pablo Cervera Barranco

1. La interpretación de la escuela alejandrina

Orígenes (184-253), un egipcio que pasó gran parte de su vida en Alejandría, está muy asociado con la escuela que lleva este nombre: influiría en los Padres de Oriente y Occidente en los siglos siguientes. Escribió comentarios sobre casi todos los temas. Puso en juego la filosofía griega en la Escritura. Él, intelectual y amante del martirio que no se le concedió, creció sereno mientras penetraba en «las riquezas inescrutables de Cristo» (Ef 3,8).

1.1. La exégesis de la palabra «corazón»

En un tratado sobre el simbolismo de los miembros corporales, desarrolló la  exégesis de la palabra «corazón», haciendo que significara (como el lenguaje común siempre lo ha hecho) la totalidad de la vida interior vida del hombre, pero enriqueciendo el concepto con distintos matices de significado para el sinónimos de «corazón»1. Para el Corazón del Dios-hombre forja la maravillosa frase principale cordis Jesu, dando su significado místico: conocimiento con amor y experiencia. En Orígenes, la palabra «corazón» debe tomarse en un sentido intelectivo en lugar de afectivo; así, el Corazón de Jesús es la fuente de sus pensamientos y sentimientos, el almacén de los secretos del amor divino. Este conocimiento que ama en el acto mismo de conocer, es sabiduría; y la sabiduría, después del amor mismo, es el atributo divino más estrechamente ligado a la devoción al Sagrado Corazón.

Tu Corazón, oh Esposo mío, los dogmas que se sostienen en ti, la gracia de la doctrina. … De esta manera se dice que Juan descansó en el Corazón interior de Jesús, y en los significados internos de sus doctrinas, buscando y conociendo allí a fondo los tesoros de sabiduría y conocimiento escondidos en Cristo Jesús2.

Nadie puede entender el Evangelio de Juan a menos que haya descansado como Juan lo hizo en el pecho de Jesús, o haya recibido a María de Jesús para ser su propia madre3.

En este pasaje se dice evidentemente que Juan reposó sobre la parte principal del Corazón de Jesús y sobre los sentidos profundos de su doctrina, y que allí indagaba y escudriñaba a fondo los tesoros de la sabiduría y de la ciencia que se esconden en Cristo Jesús. Y en cuanto a que por seno de Cristo se entiendan las doctrinas sagradas, no creo que parezca indecoroso. Por eso, como íbamos diciendo, en las divinas Escrituras se designa de varias formas la parte principal del corazón… interpretamos los pechos como la parte principal del corazón, de modo que lo dicho parece significar: Tu corazón y tu mente, esposo mío, es decir, los pensamientos que hay dentro de ti y la gracia de la doctrina, son mejores que todo el vino que suele alegrar el corazón del hombre4.

Creo que si Juan estaba entonces simbólicamente recostado en el pecho de Jesús, así elegido porque su Maestro lo consideraba digno de un amor especial, esto simboliza que él, —apoyándose en el Señor, el Hijo de Dios, muy apreciado por Él y descansando en sus profundos secretos—, yacía en el seno del Señor como la Palabra misma está en el seno del Padre,  como se dice: «El Hijo unigénito de Dios que está en el seno del Padre, lo ha declarado». Y ahora que hemos aprendido que aquel a quien Jesús amaba descansaba sobre el pecho de Jesús, actuemos de tal manera que también nosotros podamos ser juzgados dignos de un amor especial; entonces nosotros también descansaremos en el seno de Jesús5.

1.2 «De su interior brotarán ríos de agua viva»: una nueva interpretación por cambio de puntuación

Orígenes desarrolló una interpretación interesante que más tarde sería adoptada por muchos escritores que vinieron después de él, y que no muestra ninguna influencia de san Justino. Orígenes dice que hizo un viaje a Roma, pero pasó muy poco tiempo allí y, a diferencia de los santos Hipólito e Ireneo, no muestra ninguna influencia de san Justino que, como se ha mencionado, murió en Roma en 165.

Al cambiar la puntuación de las palabras de san Juan, el famoso alejandrino les dio un significado completamente diferente de lo que san Justino había hecho tradicional. La interpretación de Orígenes hace que Jesús diga: «Si alguien tiene sed, venga a mí y beba. Aquellos que creen en mí, como decía la Escritura, «ríos de agua viva fluirán de sus entrañas»». Esta interpretación deja claro que la fuente de agua está viva en el hombre que cree en Jesús, debido a la fe de Jesús en él, en lugar de hacer de Jesús mismo la fuente, como lo hace la interpretación anterior. «Que cada uno de vosotros —continúa Orígenes—, se convierta en una fuente de esta agua… hará      que broten de su corazón ríos de agua viva que se elevarán hacia el cielo»6. Más adelante expresa la misma idea: «El que cree en Cristo tendrá en su interior no sólo la fuente, sino también los ríos»7. La fe vendrá a ser gnosis. El agua viva será el agua de la doctrina, que se desbordará del gnóstico sobre sus hermanos8.

La interpretación de la que habíamos hablado hasta ahora, es decir, la de san Justino, siempre tiene una asociación con Roma. Parece que san Justino, incluso antes de su conversión, enseñó en esa ciudad. San Ireneo, aunque era oriental, pasó la mayor parte de su vida en Francia y durante la controversia montanista fue enviado como legado de la Iglesia de Lyon. San Hipólito, por supuesto, aunque nació quizá en Oriente, durante la mayor parte de su vida se asoció con Roma, primero como sacerdote de la Iglesia Romana, y más tarde como anti-Papa.

Cuánto conocían los dos hombres los escritos de san Justino es materia de especulación, y no se sabe si siguieron conscientemente su pensamiento, aunque a veces repiten sus palabras literalmente. Ciertamente, pasaron a lo que era la tradición romana hacia la última parte del siglo II. Orígenes, como se ha dicho, aunque visitó Roma una vez, pasó su vida en oriente, sobre todo en Alejandría, y no hay evidencia en su escritos de que cayera bajo la influencia de los Padres Romanos y de sus enseñanzas.

Este escritor de gran talento, en sus copiosos y ricos comentarios a la Sagrada Escritura, tenía una fuerte tendencia a «espiritualizar» el significado de las palabras, sin negar, pero yendo a menudo más allá del sentido literal. Parece que en muchos lugares, considera más importante el sentido espiritual que el sentido literal. Muy a menudo el sentido literal forma la base de su interpretación alegórica (espiritual), pero su aceptación de la historicidad de una cita no le impidió interpretarla de manera figurada. En este caso, por medio de un simple desplazamiento de puntuación, atribuye un nuevo significado, pero no contradictorio, a las palabras literales.

Así que no se refiere, como los Padres de la Iglesia primitiva, al hombre Jesús y a la herida de su costado, de la que vieron fluir las aguas vivas. Para él y, a través de sus enseñanzas, para muchos después de él, la fuente de las aguas de la que habla san Juan, se convierte en la parte más íntima del verdadero creyente, sin negar, sin embargo, que el verdadero creyente se confía a Cristo. Para Orígenes y su escuela, el verdadero seguidor de Cristo, como resultado de su fiel adhesión al Señor tiene en sí una verdadera fuente de sabiduría. A partir de esta fuente, la «gnosis» de los cristianos —su gracia—, se intensifica y madura para convertirse en «apatheia» y en una intimidad cada vez más profunda con Cristo9.

En el ambiente de Alejandría y, especialmente, en Orígenes, se creyó que la frase bíblica se refería al creyente sediento. La fe hará en él una fuente viva. No se hace mención de la fuente primera en la que el creyente habría bebido. Orígenes desarrolló esta interpretación. La fe vendrá a ser gnosis. El agua viva será el agua de la doctrina, que se desbordará del gnóstico sobre sus hermanos. Para algunos se trata del creyente que beberá de la doctrina, agua con la que calmará la sed de sus hermanos.

Cada uno de vosotros procure hacerse distribuidor de sus aguas… extraiga de su seno aguas vivas que emanen para la vida eterna.

Quien cree en Él, tiene en sí no sólo un pozo… sino también ríos10.

El Apóstol san Juan es el prototipo de hombre sabio que «bebe del Corazón del Señor las corrientes de aguas vivas»11. Los Padres, atraídos por el misterio vieron en san Juan al contemplativo que saca del Corazón del Señor las aguas vivas12. Orígenes, en sus escritos, además, prefiere el concepto de corazón al de intelecto para designar el «lugar donde entramos en contacto espiritual-real con lo divino»13.

1.3 La notable influencia de Orígenes14

Orígenes tuvo una profunda influencia en muchos escritores cristianos que vinieron tras él. Era una práctica común adoptar no sólo su pensamiento, sino también sus propias palabras, de modo que se convirtió para algunos en «la fuente de información de la Edad Media». Se le atribuyeron muchos puntos de vista inexactos, incluso heréticos, pero esto se debió a menudo al hecho de leerlo fuera de contexto, y es injusto, tanto en su intención como en su conocimiento, transformar en declaraciones de dogma de fe palabras que a menudo sólo se entendían como «hipótesis, suposiciones, intentos de explicaciones». De hecho, a menudo proponía explicaciones contradictorias del mismo texto en momentos diferentes.

En su interpretación de las «aguas vivas» mencionadas anteriormente, se cree que Orígenes influyó en san Ambrosio (339-387), y, a través de él, en san Agustín (354-430), y un ejército de escritores medievales. Ambrosio llegó a ser conocido como «el Orígenes latino» y se hace eco claramente de Orígenes, utilizando sus conceptos, cuando no sus palabras.

Un hecho curioso es que en uno de sus comentarios sobre los Salmos, parece tomar las mismas palabras de Hipólito15, mencionado anteriormente.

Hay un río que procede del Paraíso y cruza el mundo entero, la palabra de Dios por medio de la cual se riega el Paraíso y a través del cual toda alma está llamada a la gracia de Cristo, dependiendo de las mismas palabras de Cristo: «Si alguien tiene sed, venga a mí y beba. Yo le daré agua y ríos de agua viva brotarán de su pecho»16.

Pero este es el pensamiento de Orígenes. Para él, el lugar del que Cristo hace brota las aguas vivas, es decir, el Espíritu, está dentro, en el ser interior del hombre: «Del creyente brotarán ríos de conocimiento y sabiduría»17. La misma interpretación se encuentra de modo parecido en los Padres de Oriente y Occidente; por ejemplo en san Cirilo de Jerusalén (350-387), en san Cirilo de Alejandría (? -444); en san Gregorio de Nisa (334-394); en san Jerónimo (345-420), y en san Cesáreo de Arlés (502-542).

Posiblemente, ellos, como nosotros, sólo poseían fragmentos de los escritos de Orígenes. Es muy curioso para nosotros, como suele ocurrir en otros asuntos, el hecho de que Orígenes propuso una puntuación alternativa y, en consecuencia, también una interpretación alternativa de san Juan. Porque muchos Padres de la Iglesia, que iban a tener una gran parte en la formulación de la teología futura de la Iglesia, siguieron las interpretaciones reclamadas por Orígenes sobre san Juan en lugar de la más antigua de San Justino, es uno de los rompecabezas de la historia. Parece que este proceso frenó la evaluación y el desarrollo de los principios fundamentales de la devoción al Sagrado Corazón contenidos en las palabras de san Justino, san Ireneo y san Hipólito. Sin embargo, la historia muestra que el principio fue conocido desde la primera parte del siglo II.

San Ambrosio (340-397) dice que del creyente manarán las aguas del pensamiento y los ríos de la sabiduría. El lugar espiritual en el cual Cristo derrama el agua viva, el Espíritu, es el interior del hombre que, para Ambrosio, equivale al Paraíso.

De lo cual se colige que puede verse el paraíso mismo no terreno, no en alguno sólo sino en el nuestro principal, que está animado y vivifi­cado por las virtudes del alma y por la infusión del Espíritu Santo18.

Los demás autores latinos adop­tarán esta exégesis (Jerónimo, Cesáreo de Arles); para ellos, las corrientes de agua viva son los flujos del conocimiento de la Escritura, que se des­bordan en la enseñanza a los demás; también son las virtudes con las cuales se hace posible servir al otro:

Quienes gustaren sinceramente el agua de la fuente viva, derramarán ríos del interior del corazón y ofrecerán a los hermanos benefactoras reservas19.

Asimismo, Ambrosio recoge esta bella oración interpretando el pasaje de Jn 7,37-38:

Bebe de Cristo, porque Él es la roca donde brota el agua.
Bebe de Cristo, porque Él es la fuente de vida.
Bebe de Cristo, porque Él es el río cuya corriente trae alegría a la ciudad de Dios.
Bebe de Cristo, porque Él es paz.
Bebe de Cristo, porque de su seno corren ríos de agua viva20.


1 H: Crouzel, «Le coeur selon Origène»: Bulletin De Littérature Ecclésiastique 85 (1984) 5-110; V. Limone, «I nomi dell’amore: Un’indagine sulla traduzione latina del Commento al Cantico dei Cantici di Origene»: Zeitschrift für Antikes Christentum / Journal of Ancient Christianity 19 (2015) 407-429.
2 Homilia I, in Cantica Canticorum: PG 13,87.
3 In Joannem, PG 14,31.
4 Orígenes, Comentario al Cantar de los Cantares (Ciudad Nueva, Madrid 1986) 77-80; Origène, Commentaire sur le Cantique des Cantiques (Éditions du Cerf, París 1991) 190-195.
5 Ibid.: PG 14,800.
6 «Studeat unusquisque vestrum divisor effici aquae ejus… flumina de ventre suo educat aquae vivae salientis in vitam aeternam». Comm. in Gen., Hom, I, 2; 11, 3.
7 «Qui credit in eum (Christus), non solum puteum… sed et flumina habet intra se». Op, cit., 12, 1; cf. In Num., 17,14.
8 In Gen. Homilia 1,2; Gen. Hom. 13,3; 12,5; 11,3.
9 «Es necesario renunciar a ver el sentimiento de tierna devoción a la humanidad y a la Persona de Jesús como un rasgo propio de la Edad Media. Este sentimiento mucho antes que en san Anselmo, san Bernardo o san Francisco, se encuentra ya en Orígenes… No es que no encontremos en Clemente, san Ireneo, los Apologistas y especialmente san Ignacio de Antioquía un ferviente amor por la Persona de Jesús. Pero no vemos en ellos este tono de ternura familiar. Entonces, aquí nuevamente, encontramos un punto donde Orígenes aparece como precursor… La Edad Media cisterciense y franciscana cantará sin cesar a Jesús y su humanidad. Pero el acento de este canto, como sus temas fundamentales, no serán esencialmente nuevos. Orígenes, el primero, habrá cantado ya las nupcias de Cristo y el alma. Y la presencia de las persecuciones sangrientas habrá dado a su amor una gravedad y profundidad que los siglos posteriores podrán envidiar». F. Bertrand, Mystique de Jesus chez Origene, Vol. 23 (Aubier-Montaigne, París 1951) 153-154.
10 Cf. Orígenes, In Num., 17,4: PG 12,707-708; «Studeat unusquisque vestrum divisor effici aquae ejus… flumina de ventre suo educat aquae vivae salientis in vitam aeternam». «Qui credit in eum (Christus), non solum puteum… sed et flumina habet intra se». También se dice que ese río es el Espíritu: a quienes se les dé, de ellos brotarán ríos. Cf. Atanasio de Alejandría, Fragmento Carta festal 44: PG 26,1141; Dídimo el Ciego, Enarr. in Ep. Judae: PG 39,456; Cirilo de Alejandría, Comm. in Joan., 5: PG 73,743C-749D; Cirilo de Jerusalén, Catequesis 16, 11: PG 33,932C. Todos hacen suya la exégesis de Orígenes.
11 «Esta interpretación intelectual de Orígenes acerca de Juan 7,37, con su desplazamiento del sentido de Jesús-Hombre hacia el Logos divino, de lo sacramental hacia lo místico, del cálido amor a un conocimiento gnóstico es, en adelante, el punto de partida de una nueva y definida concepción de importancia decisiva para la historia de los primeros elementos de la futura devoción al Corazón de Jesús: en Orígenes nos encontramos por vez primera con el apóstol Juan que, como prototipo del hombre gnósticamente iluminado, bebe la corriente de agua viva “en el Corazón del Señor”». Rahner, «Los comienzos de la veneración», 91.
12 Dumeige, «El tiempo de los Padres», 77.
13 Stierli, 91.
14 Dumeige, El tiempo de los Padres, en P. Cervera (Ed.), Enciclopedia temática del Corazón de Crsito (BAC, Madrid 2007) 71-106.
15 Comentario sobre Daniel, 1.17.
16 Explan. Ps. 49, de 17: CSEL 44,337, I, 6; 338, 1.2.
17 Carta 63, 75: PL 16,1210.
18 Ambrosio de Milán, Carta 63,78: PL 16,1210 C. «Ex quibus colligitur paradisum ipsum non terrenum videri posse, non solo in aliquo, sed in nostro principali, quod animatur et vivificatur animae virtutibus et infusione Spiritus Sancti».
19 Ep., 45,3: PL 16,1,210C. «Qui cum sincerum vivo de fonte liquorem gustarint, ipsi profundent flumina ab alvo cordis et irriguas praebebunt fratribus urnas». Cf. Epist., II, 34,1: CSEL 21,418. El obispo Ruricius recibió este poema de Paulino de Nola.
20 Explanatio Psalmorum 1,33.
Anterior

La promesa de Dios

Siguiente

La diestra de Dios (II)