Sagrado Corazón en Cuevas del Almanzora, Almería

Sagrado Corazón de Cuevas del Almanzora

Federico Jiménez de Cisneros, Profesor de Historia | El municipio de Cuevas del Almanzora se encuentra en el Levante Almeriense, situado en la zona oriental de la provincia y diócesis de Almería. Importante lugar histórico con yacimientos arqueológicos, mantiene la grandeza de siglos pasados, que encontramos reflejada en los numerosos monumentos que van desde el castillo a la iglesia parroquial, pasando por casas singulares, conventos y capillas. La patrona es la Virgen del Carmen y el patrono es San Diego. Y precisamente ante la capilla de San Diego, en una zona elevada del pueblo, se alza la imagen monumental del Sagrado Corazón de Jesús.

Es una imagen de piedra clara que presenta a Jesucristo vestido con túnica y manto, con la mano derecha levantada en actitud de llamada, y con la mano izquierda señalando el corazón, que resalta en el centro del pecho. Es una imagen sencilla, pero a la vez grandiosa, pues expresa por un lado el amor misericordioso de Dios, y por otro la correspondencia del pueblo de Cuevas de Almanzora a ese amor, y que se expresa en la frase que leemos a los pies de la imagen: REINARÉ EN CUEVAS.

El monumento se divide en cuatro partes: en la parte inferior, dos escalones; en el segundo cuerpo, una base cuadrada en la cual leemos una inscripción latina que menciona el momento histórico en el que se levantó el monumento: siendo papa Pío XI, rey de España Alfonso XIII, Presidente del Gobierno Miguel Primo de Rivera, obispo don Bernardo Martínez, alcalde Baltasar de Haro y párroco José Almunia. Y la fecha: 1927. Sobre esta segunda parte del monumento, se levanta un tronco de pirámide de cuatro caras, en cada una de las cuales una inscripción alusiva: delante, el ya mencionado “Reinaré en Cuevas”, a los lados “Aprended de Mí” y “Venid a Mí” y detrás “Venga a Nos el tu reino”. Todo un programa de vida. Y finalmente, sobre este tronco piramidal, la imagen en piedra clara de Jesucristo, mirando al centro del pueblo, que resulta una llamada insistente a volver la mirada de todos los vecinos hacia Él.

Subir a la ermita de San Diego y contemplar la imagen del Corazón de Cristo, es una visita adecuada para cualquier persona, que además puede admirar la bella vista que se contempla desde este lugar y valorar el aprecio que los vecinos de Cuevas tienen al Corazón de Jesús, aprecio que se expresa en la limpieza de la imagen y el arreglo y cuidado del lugar.

Anterior

Esperanza y oración

Siguiente

¡Mira a la Estrella, invoca a María!