Icono de Santa Elena

Icono de Santa Elena

José Bautista Galán, Director del Taller de Iconos | Elena significa: «antorcha resplandeciente». Nació en Drepanaum dentro de la provincia del imperio romano llamada Bitinia (Hersek, Turquía), hacia el año 248-249.

Algunos cronistas han escrito que su padre era dueño de una hostería, lo cual no impidió que fuese la primera esposa del tetrarca Constancio Cloro, con el que tuvo un hijo llamado Constantino.

El Imperio romano se había extendido prodigiosamente. Diocleciano y Maximiano, unidos hacía tiempo, lo compartían con el título de Augustos. Decidieron tener cada uno de ellos un César que colaborara en el gobierno y administración de sus Estados. Diocleciano eligió a Galerio, y Maximiano a Constancio Cloro. A la muerte de este, los soldados proclamaron emperador a su hijo Constantino, nombrando a su madre Elena emperatriz.

Convertida Elena al cristianismo fue a Tierra Santa buscando allí el auténtico madero de la Cruz, deseaba abrazar la Cruz del Señor. Este viaje tuvo un carácter penitencial pues quería reparar de alguna manera y pedir perdón por los graves pecados cometidos en su Imperio. Elena contaba entonces con ochenta años. Las excavaciones en el Gólgota dieron fruto y se encontró la cruz, los clavos y el rótulo de madera. En aquel preciso lugar hoy en día se erige la iglesia del Santo Sepulcro. El 3 de Mayo es recordado como el día en que se descubrió la Cruz.

En Tierra Santa hizo construir tres templos: uno en el Calvario, otro en el monte de los Olivos y el tercero en Belén. Su fiesta se celebra el 18 de agosto.

Este Icono muestra a santa Elena, como emperatriz romana, vestida con ricos ropajes, y portando en su mano derecha la cruz con los tres travesaños (la Vera Cruz), señalándola con la izquierda. En la cabeza, corona imperial, toca blanca y manto azul aterciopelado. Ataviada con una especie de estola de color naranja y túnica de color rojo, todo ello ricamente bordado, como vemos. Está pintado, mejor escrito, sobre fondo de pan de oro.

Pidamos por intercesión de Santa Elena fortaleza en nuestra fe y un amor grande a la Cruz. Que ninguna contradicción nos aparte de Jesús.

Anterior

¡Estrenamos nuevo diseño!

Siguiente

En Ocaña, Toledo