Para leer (nº 153)

EL PEREGRINO DE LOYOLA. La Autobiografía de san Ignacio, escuela de discernimiento espiritual
Pablo Cervera Barranco. BAC. Págs. 425

El peregrino de Loyola

Escribir sobre san Ignacio de Loyola para el público en general algo seriamente fun¬damentado no es fácil. Las fuentes son tan abundantes que se necesita una lectura muy amplia para poder estar suficiente¬mente seguro de lo que se afirma. El autor de esta edición comentada de la Autobiografía del santo de Loyola demuestra tener esa abundante lectura de biografías del autor de la Autobiografía y de estudios sobre él y sobre el libro que comenta. Este libro nace del amor y devoción de Pablo hacia san Ignacio y de la convicción de lo que ha de ser un santo canonizado en la vida de la Iglesia: ejemplo e interce¬sión. Ayuda para la vida mejor de los fieles de cada época y civilización.

 

NUEVAS SEMILLAS DE CONTEMPLACION
Thomas Merton. Sal Terrae. Págs. 301

Nuevas semillas de contemplación

He aquí una versión ampliada y revisada de Semillas de contemplación, una de las obras más leídas y queridas de este autor. A juicio de cristianos y no cristianos, Nuevas semillas de contemplación entra de lleno en la línea de la tradición meditativa de san Juan de la Cruz, La nube del no saber y los místicos medievales, y su objetivo es despertar las profundidades interiores del espíritu –que están latentes y han sido ignoradas sistemáticamente por el hombre occidental– para fomentar una dimensión profundamente contemplativa y mística en nuestra vida espiritual.

Anterior

La alegría profunda de los mártires

Siguiente

En Cabañaquinta, Asturias