La Fonte

130-25Calvario. 1597-1600. El Greco.
Antiguo retablo del Colegio María de Aragón, Madrid. Museo del Prado.

Guillermo Camino Beazcua, Presbítero y Profesor de Historia del Arte

Paloma, que buscas nido,
Contra su Pecho te das
¿Y no ves que lo han herido?
Refugio bien guarnecido
En esa brecha hallarás
Paloma que buscas nido…

Sor Cristina de Arteaga
Monasterio de Santa Paula, Sevilla

En el contexto de la Pascua 2014 el riego primaveral de la gracia del Costado de Cristo nos invita a mirar la fuente: Corazón de Cristo, del que surge la crecida del amor, manantial que desborda, “mar de gracia que fluye, inunda y avanza por mar, cielo y lo redime”. Oración prolongada desde el santo viernes del Árbol de la Cruz.

Orar es sincronizar el corazón, con desbordante ritmo del amor de Cristo. Como si fuese la estación de crecida, se desborda, inunda y avanza redimiendo las orillas de quienes a su cauce se acercan. Río sagrado que regenera y vivifica. ¿Quieres disfrutar de su limo fértil que fecundará la aridez de tu vida? Necesitas de su salud y te acercas a sus aguas, bendices el tiempo, estación eterna de crecida, porque desde su Resurrección ha concluido el estiaje. Siempre es época de gracia, tiempo bueno, kairós fecundo. Los grandes ríos en sus crecidas enriquecen sus márgenes, así Cristo, eterna crecida de Amor, es capaz de hacer brotar la fuente eterna de la gracia a través de los siete cauces de la gracia.


DESDE LA PALABRA

Un soldado le traspasó el costado con una lanza, e inmediatamente salió sangre y agua” Jn 19, 34. Jesús sigue entregándose en su Pasión. Jesús murió y vivió con intensidad y plenitud. En estas semanas en que se ha despertado el debate sobre el significado de los evangelios procedentes del gnosticismo, este pasaje de Juan reacciona frente a aquellos que no aceptan las consecuencias de la plena humanidad de Cristo. Jesús se entregó totalmente, sin reservas, se dio por entero.

130-26_2

(Artículo íntegro sólo para suscriptores)

Anterior

Sumario 130

Siguiente

Comentario al Veni Sancte Spiritus (I)