Icono de San Timoteo

Icono de San Timoteo

José Bautista Galán, Director del Taller de Iconos | Timoteo significa: tengo un gran respeto a Dios. Los Hechos de los Apóstoles dicen: “Había en Listra un discípulo llamado Timoteo, hijo de una mujer judía creyente y de padre griego. Los creyentes de la ciudad y de los alrededores daban de él muy buenos testimonios”.

San Pablo se hospedó en casa de su familia, de la que guardó siempre un excelente recuerdo, y quiso que se fuera con él. Fue sin duda uno de los más fieles colaboradores del Apóstol, tanto en sus viajes misioneros como también en calidad como portador de sus mensajes o de sus epístolas. Es mencionado 6 veces en los Hechos de los Apóstoles, 17 veces en las epístolas paulinas, y 1 vez en la Epístola a los Hebreos.​ Timoteo tuvo una marcada importancia histórica a los ojos del apóstol Pablo, “pues como un hijo junto a su padre ha servido conmigo en favor del Evangelio.”

Timoteo fue constituido obispo de Éfeso por el propio Pablo, y San Juan Crisóstomo afirma que fue nombrado presidente de los obispos de esa región. Se cuenta también que en tiempos del emperador Domiciano, hacia el año 97, Timoteo,  por haber tratado de impedir una fiesta pagana llamada Katagogia, al manifestar su oposición, fue apaleado y apedreado con saña hasta morir martirizado.

Se le venera como santo en la Iglesia católica, en la Iglesia copta y en la Iglesia ortodoxa. Su fiesta se celebra el 26 de enero.

En este icono vemos a San Timoteo con la mano derecha extendida a modo de saludo, mientras con la izquierda sujeta el rollo de las Escrituras. La túnica roja, y el manto de color verde con pliegues bien resueltos y luces apropiadas, proporcionan una gran luminosidad al Icono. El rostro un tanto serio y el pelo y la barba muy bien cuidados.

Oh, Dios, que hiciste brillar con virtudes apostólicas a San Timoteo, vuestro obispo y mártir, concédenos, por su intercesión, que, después de vivir en este mundo en justicia y santidad, merezcamos llegar al reino de los cielos. Por nuestro Señor Jesucristo.

Anterior

Cuadrar las "cuentas"

Siguiente

No tengamos miedo a la ternura