Icono de Cristo Salvador, Fuente de Vida

132-12

José Bautista Galán, Director del Taller de Iconos | Este Icono Macedonio de Cristo Salvador y Fuente de Vida, por el que personalmente siento una predilección especial, pues encuentro que es uno de los Pantocrátor más bellos, nos mira como Juez, pero al mismo tiempo como Salvador, transmitiendo esperanza y paz, parece que está juzgando, pero al mismo tiempo esta perdonando y salvando.

Fue Pintado, mejor escrito, sobre tabla 131 x 88,5, por el metropolitano Jovan-Zograph, prelado y artista, en el año 1393-1394, último periodo de los Paleologos, que fue la última dinastía reinante en el Imperio bizantino. Esta fecha la sabemos porque en la parte superior del Icono, aparece escrita en caracteres griegos. Se sabe que formaba parte del iconostasio de la catedral de Zrze en Macedonia (Yugoslavia). Este pintor macedonio es también el autor de los frescos de la Iglesia de San Andreski o St. Andrew en el Treska.

Como podemos observar, predominan los tonos ocres, con unas transiciones muy suaves. El rostro es bello y armónico destacan los ojos luminosos de mirada fija, penetrante y bondadosa; la boca, pequeña y cerrada, como en el instante de proferir una palabra de revelación o de silencio que revela que es la Palabra hecha carne; los oídos abiertos y atentos para escuchar nuestra oración y nuestras súplicas.
La mano derecha en posición de bendecir, con tres dedos juntos, símbolo de la Santísima Trinidad y los otros dos aludiendo a sus dos naturalezas, mientras que con la mano izquierda sujeta el libro propio del Pantocrator, el libro de los siete sellos que sólo él puede abrir (cf. Ap 5-6) y que está ricamente decorado; la túnica de color rojo un tanto desvaído, sobre la misma, la banda dorada de Sumo y Eterno Sacerdote, y el manto color azul.

Actualmente se conserva en la Galería de Arte de Skopje.

Él es imagen de Dios invisible,
primogénito de toda criatura;
porque por medio de Él
fueron creadas todas las cosas:
celestes y terrestres, visibles e invisibles,
Tronos, Dominaciones, Principados, Potestades;
todo fue creado por Él y para Él.

Anterior

Conversión pastoral

Siguiente

El amigo verdadero