Sagrado Corazón en Acedera, Badajoz

Sagrado Corazón junto a la iglesia de la Asunción

Federico Jiménez de Cisneros, Profesor de Historia | Acedera es una pequeña población situada al norte de la provincia de Badajoz, muy cerca de la carretera nacional que une Mérida con Ciudad Real. El municipio tiene dos núcleos de población, el antiguo que es Acedera y el nuevo que es Los Guadalperales, y como pasa frecuentemente, hay más vecinos viviendo en el nuevo que en el antiguo. Está situado en una zona agrícola, que a mediados del siglo XX experimentó una gran transformación convirtiendo las tierras en regadío y asentando la población.

Eclesiásticamente, la parroquia tiene el nombre de Nuestra Señora de la Asunción, aunque también es conocida como Nuestra Señora de la Jara, y pertenece al Arciprestazgo de Navalvillar de Pela, en la diócesis de Plasencia; una diócesis que tiene su origen en la Reconquista y se extiende de norte a sur, desde Béjar en Salamanca a Don Benito en Badajoz.

El primitivo templo fue edificado a mediados del siglo XVI, obra del obispo D. Pedro Ponce de León durante los años de su ministerio en la Diócesis de Plasencia, y contaba con tres tramos de los cuales el central y el cabecero se vieron profundamente afectados por el gran terremoto de 1755, conocido como el terremoto de Lisboa, y de aquello queda visible la ruina del antiguo ábside del templo. Posteriormente se reconstruyó en parte, y sobre la puerta del templo vemos el escudo del obispo mencionado.

Pues bien, en este municipio encontramos una imagen del Corazón de Cristo. Agradecemos a dos vecinas de Acedera, Agustina Sánchez y Angelita Fernández, los datos que nos han proporcionado. Cuentan que fue en tiempos del alcalde José Sánchez Durán, a mediados del siglo XX, cuando se realizaron importantes mejoras urbanísticas, se trajo el agua desde un manantial, construyendo un depósito en la plaza de España, delante del Ayuntamiento, para que todos los vecinos pudieran surtirse de agua potable. Posteriormente, se realizaron las obras de saneamiento para que todas las casas pudieran tener agua corriente. El alcalde mandó colocar una imagen del Sagrado Corazón de Jesús encima del depósito de agua, siendo bendecida por el párroco don Eusebio Serradilla Jiménez. Era el año 1973. De esta forma, coincidieron el agua potable con el agua viva, Jesucristo. Cualquiera que llegara a la plaza, podía contemplar la imagen del Corazón de Cristo, fuente de agua viva que sacia la sed espiritual, sobre el depósito del agua potable, que necesitamos para calmar la sed material.

Sagrado Corazón en Acedera

Se trata de una escultura de piedra de granito claro, de metro y medio de altura, que representa a Jesucristo de pie, vestido con manto ceñido y túnica, con la mano derecha levantada; el corazón visible delante del pecho y los pies descalzos. La cabeza mira al frente, con barba y cabellera larga. En ambas manos se aprecian las heridas de la crucifixión. Es una imagen pulida del Corazón de Cristo en granito de las canteras de Quintana de la Serena.

Allí estuvo durante mucho tiempo, en el centro de la plaza de España, recibiendo diariamente a vecinos y visitantes. Posteriormente, las reformas urbanísticas demolieron la fuente y retiraron la imagen de su lugar, siendo finalmente trasladada a la fachada lateral del templo, realzando de esa manera el conjunto arquitectónico de la iglesia, y facilitando que se pudieran acercar al Sagrado Corazón, llegando hasta sus pies. Prueba de ello es que ante la imagen rezan oraciones que llegan al Corazón de Dios, y a sus pies depositan flores, expresión del cariño que tiene todo el pueblo. Ahí está el Corazón de Jesús, expresando el amor de Dios a todos, ofreciendo confianza, intercesión y misericordia, invitando a entrar en el templo donde Jesucristo está vivo en la Eucaristía.

Anterior

El valor de la misa

Siguiente

Eucaristía y sentido esponsal del cuerpo