Decálogo del asombro

134-30
Fotografía: Jesús Alenda (Creative Commons)

1.- Abro los ojos cada día y vivo asombrado por todo lo que contemplo.

2.- Sigo estremecido ante un día de lluvia.

3.- Soy feliz con las pequeñas gratificaciones de cada día.

4.- Cada momento lo vivo con la alegría sencillamente de estar vivo.

5.- Vivo con los ojos abiertos ante tanta belleza ofrecida.

6.- Cada instante es una oportunidad para crecer.

7.- Descansar en lo sencillo de la vida.

8.- Mirar juntos los acontecimientos que me sobrepasan.

9.- Aunque no lo creas asombrarse es la única manera de vivir.

10.- El verdadero asombro es como el vino, conforme pasa el tiempo no decae la calidad sino aumenta el sabor.

Mons. Francisco Cerro Chaves
Obispo de Coria-Cáceres

Anterior

Don de Inteligencia (I)

Siguiente

Desde el agujerito