Decálogo de la verdadera felicidad

128-17

1.- Ser feliz, son momentos plenos en una vida corta.

2.- La felicidad plena reclama un más allá, donde no habrá ni luto, ni llanto, ni dolor.

3.- Tiene mucho que ver con hacer felices a los demás.

4.- Se es feliz en la medida en que nos sentimos amados desde nuestra realidad.

5.- La felicidad es la patria de los humildes y de los sencillos.

6.- No podemos ser felices solos.

7.- Se puede sufrir y ser feliz, como se puede no sufrir y no ser feliz.

8.- El camino de la felicidad es la senda del que vive en la verdad.

9.- Cuanto más feliz es uno, más le duele los que no son.

10.- Todas las personas que conozco felices no lo han sido por la búsqueda de su vida, sino por la entrega de su amor.

Mons. Francisco Cerro Chaves
Obispo de Coria-Cáceres

Anterior

Decálogo de un plan pastoral vivo

Siguiente

¿Adónde te escondiste, Amado?