Don de Ciencia (IV)

133-27

Mons. José Ignacio Munilla, Obispo de San Sebastián | ¿Qué medios existen para fomentar este don? ¿Hay maneras concretas para fomentarla? Como siempre decimos que por la oración porque uno tiene que pedir los dones a Dios –pedid y se os dará–, SOLAMENTE EL QUE PIDE CON FE SE DISPONE A RECIBIR, porque tenemos que pedir porque así al pedir vamos creciendo en hambre y en sed de los dones de Dios y cuanto más los pida más conciencia voy tomando que Dios me lo quiere dar y que yo me tengo que disponer a recibirlo.

Otra forma concreta de disponerse a recibir el don de ciencia es procurar siempre ver a Dios en la criatura, dice el catecismo de la iglesia católica en el número 300 que ‘el creador no solo da el ser y el existir sino que también mantiene en cada instante el ser de la creación’. Por lo tanto nosotros tenemos que ver siempre a Dios en las criaturas, Dios siempre está sosteniendo la creación, la creación es un reflejo de la gloria de Dios. Es importante que veamos siempre los dones de Dios, la presencia de Dios oculta en la creación, para así disponernos a recibir el don de ciencia.

Otro consejo concreto de cómo disponernos a recibir los dones de Dios es pensar, hablar y obrar con libertad respecto al mundo, no estar esclavizados por el mundo, sabiendo además que el hombre tiene que ser libre frente a las esclavitudes del mundo. El mundo de alguna manera tiene una visión de las cosas que no es la visión de Dios, recordemos el reproche del Señor a Pedro: ‘tú piensas como los hombres no piensas como Dios’. El hombre tiene que ser libre de la visión del mundo para poder recibir el don de ciencia y juzgar las cosas rectamente según Dios y para eso tiene que tener el don de fortaleza, ser libre del mundo, libre de lo que los demás piensen de él, no acomplejase por verse distinto a los demás. Es muy importante que el hombre sea libre de lo que piensen los demás y como los demás juzgan y valoran el mundo. Aquel que tiene el don de ciencia siempre será distinto, mucha gente le vera como el ‘rarito’ y si no tiene ese don, se puede acomplejar porque también hay que tener el don de fortaleza para poder tener el don de ciencia y ver el mundo distinto a como lo ven los demás. No es fácil juzgar bajo otra perspectiva no cayendo en esa esclavitud. (Artículo íntegro sólo para suscriptores)

Anterior

Revista 103

Siguiente

Comentario al Veni Sancte Spiritus (IV)